Nuestra parroquia nació como iniciativa de las familias hispanas que fueron aumentando durante la década de los 70. Familias de diferentes orígenes: puertorriqueños, Dominicanos, Mexicanos, Colombianos, Ecuatorianos y otros asistían a participar de la misa en ingles en otras parroquias, hasta que el padre Ed Coyn celebró misa en español en la iglesia San Pedro.
En el año 1976 presentan al Obispo la solicitud de nombrar un sacerdote de habla hispana para esta comunidad. El Rev. José Fernández fue instalado como el primer sacerdote hispano para la comunidad de Danbury. Las familias hispanas se reunían con el padre Fernández para celebrar en otras iglesias ya que no tenían un templo propio. La parroquia San José les permitió el uso del sótano para celebrar sus misas. Desde el comienzo la comunidad hispana pagaba sus propios gastos y obligaciones diocesanas. La primera colecta fue de $67.
El nombre de Nuestra señora de Guadalupe fue adoptado ya que la Virgen de Guadalupe es la patrona de las Américas y durante su aparición en 1531 su petición fue que se instalara un templo en su nombre para ayudar a la comunidad de México desde esa época. Nuestras familias hispanas sienten que existía cierta similitud con la fuerte intención que ellos tenían de fundar una iglesia propia para los hispanos en Danbury.
Con el esfuerzo de estas familias se colecto el dinero para comprar el terreno en 1983 y en 1984 el Obispo Rev. Walter Curtis bendijo la primera piedra donde seria edificada la primera iglesia hispana de Danbury. El Padre José Fernández fue nombrado oficialmente párroco quien celebro la primera misa el 14 de diciembre de 1986 en el nuevo templo, construido con las manos de sus propios feligreses. Desde entonces nuestra parroquia se ha caracterizado por el carisma y positivismo de su gente.